contador de luz header

El robo de luz o cuando nos pinchan el contador de luz

Pinchar o manipular un contador de luz es una actividad ilegal que puede conllevar consecuencias, incluso penales. Si eres víctima de un robo de luz, tus facturas aumentarán aunque tu consumo siga igual. Es por eso que en este artículo te contamos lo que tienes que saber para detectar este fraude.

¿Qué significa enganchar la luz?

Para empezar, vamos a definir qué es exactamente “pinchar la luz”. Se trata de una manipulación del contador de la luz para abaratar las facturas eléctricas o para anular el registro de consumo.

El contador de luz es el dispositivo que registra el consumo eléctrico que tiene lugar en un punto de suministro durante un período de tiempo. Las distribuidoras tienen acceso exclusivo a la información recopilada por los contadores y, posteriormente, se la hacen llegar a las comercializadoras para que estas emitan las facturas de luz correspondientes a cada usuario.

Manipular el contador de la luz para alterar la información es una actividad ilegal que se considera delito en el Código Penal y que puede conllevar graves consecuencias. Estas manipulaciones fraudulentas pueden ser de dos tipos:

  • Enganche del punto de suministro a la red eléctrica exterior o a la instalación de otro usuario.
  • Manipulación del contador de la luz. Las únicas personas autorizadas a manipular los contadores de luz son los técnicos de las distribuidoras eléctricas. Cualquier otra manipulación sin autorización del contador será considerada como ilegal.

Cómo detectar y denunciar un fraude en la instalación eléctrica

Si notas un aumento repentino en las facturas de la luz y crees que no se corresponde con tu consumo habitual, es posible que alguién esté pinchando tu suministro o, dicho de otro modo, puede que te estén robando energía. Eso significa que estarías pagando las facturas de la luz a los defraudadores.

Para detectar si de verdad te están pinchando la luz o no, existe un método que puedes seguir. Se trata de hacer una inspección de la sala de contadores y seguir estos pasos:

  • Fíjate en la cifra que marca tu contador eléctrico y apunta el consumo exacto que indica.
  • Baja los plomos del cuadro eléctrico, para que se interrumpa todo consumo eléctrico.
  • Deja los plomos bajados durante un rato. Estarás sin luz en casa durante unas horas. Después, consulta de nuevo la cifra de consumo que marca tu contador.
  • Si ves que el consumo ha aumentado, quiere decir que alguien ha seguido consumiendo electricidad de tu suministro mientras tenías la luz cortada. Eso significa que, efectivamente, alguien se ha enganchado a tu suministro eléctrico.
  • Contacta con el departamento de anomalías o fraudes de tu empresa distribuidora.
  • La distribuidora se encargará de revisar tu denuncia y, cuando confirmen que se está cometiendo un fraude, acudirán al suministro a poner solución.

También se puede dar el caso de que alguien se enganche a la red eléctrica exterior, en vez de a tu punto de suministro. En este caso, no son las distribuidoras ni las comercializadoras las que pagan por el fraude, sino el resto de usuarios.

Esto es porque hay una parte variable de las facturas que las comercializadoras añaden para cubrir estas irregularidades. Cuantos más fraudes haya, más alta es esta cantidad. La realidad, pues, es que las pérdidas generadas por estos fraudes se dividen entre el resto de consumidores y, como consecuencia, millones de usuarios sufren aumentos indirectos en sus facturas de la luz.

Multas y sanciones

Utilizar electricidad de un suministro no autorizado está sancionado mediante multas que se aplican a aquellos usuarios que hayan manipulado su suministro eléctrico. Manipular el contador de luz como hacer un enganche a la red suponen un peligro y una acción ilegal similar al robo.

Por ello, existen una serie de multas económicas aplicables. Además, las distribuidoras eléctricas que detecten un enganche pueden realizar un corte de luz inmediato del suministro manipulado. En los peores casos, existen también sanciones de 3 a 12 meses de cárcel cuando el valor del fraude supera los 400€.

En España, las multas por enganche y manipulación del suministro eléctrico pueden subir hasta los dos mil euros. Las distribuidoras deben determinar cuál ha sido la cantidad exacta de energía robada, aunque sea una aproximación. Precisamente porque es difícil saber la cifra exacta de luz robada, hay otras sanciones establecidas por la ley.

Estas sanciones, además de las multas ya mencionadas, son una forma de hacer pagar la cantidad que habría tenido que abonar el suministro fraudulento. Se trata de una estimación a la alta del consumo del último año. Consiste en calcularlo como si el usuario hubiese consumido el 100% de la potencia contratada durante 6 horas todos los días,

Por ejemplo, con una potencia contratada de 6 kWh, la sanción estimaría un consumo de 6 kWh durante 6 horas y 365 días. Así, el consumo estimado sería de 13.140 kWh y se facturaría a un precio medio de 0,12 €/kWh. Todo ello daría como resultado una factura de 1.576,80 euros, que tendría que abonar el usuario fraudulento, además de pagar la multa correspondiente por el delito.

Todos los años se producen una gran cantidad de fraudes a las compañías eléctricas por parte de usuarios que manipulan ilegalmente sus puntos de suministro. Algunos de ellos son detectados y sancionados, pero otros siguen robando electricidad y, por ello, participando en parte en el aumento de las facturas de luz.

Close Bitnami banner
Bitnami